jueves, 16 de julio de 2009

Concurso para el mes de Agosto

Como cada quincena se acerca el momento del concurso de la lana del mes. Con estos calores, y como muchas estais de vacaciones vamos a hacer unas variaciones.

El verano es el momento de las anécdotas, por ello os invito a dejar vuestra anécdota siempre relacionada con las agujas y las lanas, "me olvidé la labor en el yate a falta de dos vueltas para terminarla después de 5 meses tejiendo sin parar", " se me cayó el último ovillo para terminar el jersey por la borda", "un tiburón se comió mis agujas", "al pasar el socorrista se me salieron los puntos ;o)", "los niños de al lado usaron mis ovillos de mohair para jugar a las palas en la playa"....

Creo que veis la idea:

Las bases para participar:

1. Contarlo en un comentario o correo electrónico info@tiradelovillo.com (que después publicaré como comentario) muy importante que se os pueda localizar, por lo que si no teneis blog pongais el nick en ravelry. Los comentarios sin identificar no podrán participar en el sorteo del premio.

2. El plazo para participar terminará el 03/08/09, lo alargamos un poquito más para que nadie se lo pierda.

3. Entre todas las participantes que se identifiquen y cuenten una anécdota sobre lanas y aguja se sorteará 2 ovillos de Rowan Damask y durante el mes de Agosto obtendrá un descuento equivalente al número de participantes. ¿habeis visto nuestro patrón con esta lana?


Muchas gracias a todas por seguir participando y ¡¡mucha suerte!!

12 comentarios:

paquiacosta@msn.com dijo...

Ana te he mandado una anecdota para el concurso. sabes que mi blog es paquiacostarguez.blogspot.com
Soy Paqui la de Valsendero mágico. No te olvido pero estoy pasando por momentos muy difíciles por la enfermedad de mi esposo y padre y mi economía qie se ha resentido mucho. MIl besos

Paqui dijo...

Pos nada te la volveré a eviar. Besos. Te la envié por autloc y debe estar averiado

anita dijo...

esta es la anécdota de Paqui: Un día estando tejiendo en la playa, se me acerca un señor y me dice:"¿le puedo decir algo? y le contesto ¡ dígame usted!
Pues mire, hace días que la veo observando y la veo tan relajada y tan tranquila, que me dirijo a usted para ver si usted me sugiere algo o que puedo hacer yo para que mi mujer se entusiasme con algo como lo que usted hace y así deja las neuras aunque sea el ratito que venimos a la playa" no me quedó mas emedio que reirme y decirle que si su mujer deseaba hacer punto conmigo o aprendr que estaría encantada. sabes la anécdota de las anécdotas en esta historia¡¡¡¡ NO LOS HE VUELTO A VER MÁS!!!

anita dijo...

y esta es la anécdota, recuerdo de Carmen:
Yo no tengo ninguna anécdota tejeril, ya q no suelo tejer fuera de casa,
pero tengo un recuerdo precioso de toda la pandilla de mi madre en la playa
de Luanco (Asturias) haciendonos a tod@s los jerseis del invierno. Siempre
habia un diseño estrella q acababamos usando todos los hijos.

anita dijo...

Como ovillar una madeja" por calcetines

Será algo de lo q nunca me libraré y quizá nunca consiga hacerlo decentemente, pero seguiré intentando ambas cosas.

Todo empezó hace unos pocos años cuando pasábamos los veranos en el pueblo con la abuela, en realidad sólo fue un verano pero muuuuy largo y ya veréis pq, a la hora de la telenovela no se podía salir de casa porque hacía mucho calor, o eso nos decía la abuela, y era el mejor momento para ovillar esas madejas de hilo para ganchillo, que yo no sé dónde encontraba tantas la verdad, el caso es que allí estaba yo con los brazos en posición mientras la abuela ovillaba y cada poco decía "niña atenta y sube esos brazos q se enreda" y yo entre la frasecita y la telenovela muerta de asco, el caso es q se me ocurrió una brillante idea y dije "mira abuela verás como no se enreda más, cojemos una silla ponemos así la madeja y ya puedes ovillar sin q yo me mueva" a lo q la abuela contesta "muy bien hija pues ala pon la madeja y termina el ovillo q me voy a echar una siesta" y se me quedó una cara de idiota q pa q' el resto de la veces cuando veía q andaba cerca de la zona de madejas me marchaba sin hacer ruido peeeero no pude librarme de todas. Anoche me acorde de ese verano pq me puse a ovillar mi última adquisición y por no sacar una silla a la calle dije "va con cuidadito lo ovillo yo estupendamente aquí a la fresca" y a la segunda vuelta se resbaló la madeja y fue al suelo con la fantástica suerte de que era algodón y se enredó todo ya no encontré el centro de la madeja y sólo había nudos y enredos así q me costó unas dos horas arreglar la vagancia de no sacar una silla. A Dios pongo por testigo q seguro q me vuelve a pasar algo parecido pq seguiré intentando ovillar como me de la gana :o)

anita dijo...

conunpardeagujas nos envía 2 en 1 anécdota y recuerdo
La tengo recientita.

Ayer por la tarde, decidí rematar la chaqueta de mi A. Me dispuse a salir con mis aperios tejeriles y la susodicha chaqueta al fresquito de mi casa. Había decidido hacerla un par de cordones (con el I-cord famoso) para cerrar la chaqueta sin botones, así que agujas en mano y ovillo en mano también, me senté. De repente, se nubló un poco y empezó a correr una suave brisa que a los 10 minutos era un airecillo de los que te ponen los pelos mirando pa’ Cuenca. Y en ese momento , los malos de todo el universo se aliaron en mi contra. Se me cayó el ovillo y por razones obvias, echó a correr para el lado que lo llevaba el aire y ese fue el problema: A la izqda de mi casa comienza un camino de bajada (si, si de bajada) y por ahí se fue el puñetero. Empecé a correr y lo paré como a 300m en una cunetilla. Menos mal que me sobraba lana, porque os podéis hacer una idea de cómo quedó.



Y a todo esto, no pensaba participar en el concurso porque no tenía ninguna anécdota. Tan sólo los maravillosos recuerdos de mi abuelita que lo mismo nos tejía una muda en hilo a la llegada de la primavera o para estrenar el Domingo de Ramos, que unos maravillosos vestiditos para los barriguitas que eran la envidia de todas mis amigas.

Siempre con las agujas, pensando , ideando, creando joyas que, sólo el paso del tiempo y la madurez que el mismo tiempo te da, llegas a apreciar y valorar como los verdaderos tesoros que son.



Besines

alfanhui14 dijo...

Hola
llevaba varios días dándole vueltas, y no me acordaba de nada gracioso que me hubiera pasado a mi...y de repente me acordé de algo que le pasó a mi madre hace mucho tiempo: llegó al salón, se sentó en el sofá y pegó un brinco y un grito espectacular...se había sentado encima de las agujas de tejer, de esas de aluminio de toda la vida...le quedó un agujerito extra en el culo durante una semanita, además de la coñita de las banderillas y de nosotras (sus hijas ) gritando por la casa adelante "titiririiiiii" haciendo el gesto del banderillero XDD

Anónimo dijo...

Que buena idea! Asi podemos leer alguna historieta divertida en las pausas tejedoras.
Aqui va mi anecdota: estaba yo tejiendo mi primer proyecto, una baby chaqueta muy mona y a la hora de coser las mangas no estaba segura de como hacerlo. Empece cosiendo costura contra costura a pespunte, cuando acabe una me parecio que quedaba un poco armazon y que el pobre bebe iba a parecer “robocop” con la chaquetilla. Aun asi me anime a coser la segunda manga y definitivamente la mangue! Quedaba horrible asi que aaaala a descoser las mangas cosa que no fue facil porque cuando yo coso es pa´siempre y nunca pienso en que haya que descoser,... en fin! Terminado el descosido me pongo otra vez manos a la obra y ya coso en planito (es un poco dificil de explicar como cosia pero ya me entendeis, creo...) y venga cose que te cose, cuando acabo la primera manga el resultado me gusta, si hombre, asi queda mucho mejor! Salvo un pequeño detalle,... que hace la costura de la sisa a la muñeca en el hombro! Como ya os podeis imaginar habia cosido lo de abajo arriba, como pudo pasar sin que me diera cuenta? Yo creo que con tanto cose descose me empane y ale vuelta a descoser! Moraleja: la proxima vez le dare la labor de coser directamente a mi madre :o)
Besos y suerte a todas
bufanda

lucus dijo...

Hola a todas!
Ya hace unos días que entré para ver en qué consistía el concurso esta vez. Pero lo aplacé porque no se me ocurría nada que contar, incluso pensé en no participar porque pocas cosas graciosas me ocurren tejiendo, más bien de gracia tienen poca jajaja.
Pero me he acordado uno de los primeros jerseys que me hice, fue en mi época de estudiante. El caso es que me había comprado una lana de la sección de ofertas en una tienda. La lana era muy chula, gordita y amorosa para el invierno, pero claro en varios colores ¡por algo estaba de oferta, eran los ovillos que quedaban!. Después de mucho pensar la combinación a franjas, me puse a ello. Lo cierto es que no se me hizo muy largo el trabajo ya que con lana gruesa enseguida se avanza el trabajo, pero sí que con alguna dificultad por mi ignorancia e inexperiencia en el tema. Entre algún punto escapado que había que recuperar o alguna que otra vez de deshacer y volver a recomponer el trabajo, por fin había acabado. Muy orgullosa me apresuro a lavarlo para poder estrenarlo el fin de semana que iba a casa a ver a mi familia. Una vez allí me lo pongo y voy a junto de mi madre con una sonrisa de oreja a oreja, y en cuanto me ve se echa a reír y me dice que la lana es muy bonita pero que todos los puntos que se me habían escapado los había recogido del revés. Y sí, ahí estaba mi jersey lleno de puntos "a contra corriente" que destacaban por todas partes.
Después de la mala experiencia, que me ha enseñado mucho jejeje, el jersey se convirtió en una bufanda.

anita dijo...

Sagra nos envía esta pequeña anécdota
Hace como 5 o 6 meses, tuve que dejar a mi perrita Lola encerrada en mi cuarto, poque llegó a mi casa mi tia, que no soporta los animales cerca, después de dos horas, de cafelito, y charla... me di cuenta que la perra no hacía ni un ruido, que era rarísimo, cuando abrí la habitación, me encontré mis agujas Denise y la madeja de lana totalmente destrozadas... No pude hacer otra cosa que reir, al ver la estampa de mi Lola, con la carita de cordero degollado, con las Denise en la boca.
Al final el cable lo pudimos arreglar con un poco de cinta adhesiva, pero la madeja...quedó para tirarla a la basura :(

fifilota dijo...

Pues estos días no me he acordado de anécdotas con el punto... pero pensando, pensando... recuerdo una vez que iba tejiendo en el autobús a Salamanca. La mujer que estaba sentada a mi lado empezó a hablarme, una cosa llevó a la otra, y terminó contándome que tenía una tricotosa en casa, porque ella tejía cuando era joven, que si me interesaba me hacía buen precio...Esto...

Alex dijo...

También como Fifilota he viajado mucho en tren, cuando vivía en Madrid y me llevaba siempre el punto, no recuerdo alguna anécdora especialmente graciosa, sí miradas y comentarios, siempre agradables, aunque recuerdo que una vez iba con un conocido de I, físico-programador, que al enseñarle mis Roza's Socks, los rebautizó como Los Calcetines de las Rozas, y fuimos todo el camino discutiendo porque decía que tejer no era hacer algo productivo!!! Claro, yo no daba crédito en absoluto!! Que hay más productivo que algo que te enriquece, entrena tu mente (y si no, probad algún patrón con calados...) y que luego te lo puedes poner!!